Yumi Cadima

Cuantas veces fuiste a comprar algo y no lo encontraste, te distrajiste por la cantidad de productos que viste o tal vez te diste cuenta que compraste otras cosas por las que no fuiste.

 

El visual merchandising se resume en todo lo que el cliente ve y cómo ve en tu negocio. Desde los colores, la iluminación, las vitrinas, el orden, la señalización, formas hasta la ubicación.

 

La ubicación es uno de los puntos importantes. El objetivo es evitar  que las personas entren a tu local por una cosa y se vayan. Irónicamente el objetivo es que las personas puedan apreciar y tener la curiosidad de ver los demás productos. ¿Cómo logramos esto?, primero recuerda poner los productos más caros cerca de la entrada del lugar. No menos importante rota de vez en cuando la posición de los productos. Recuerda el objetivo es que los clientes entren buscando algo específico o por curiosidad y el lugar los invite a ver un poco más y se vayan con cosas que no planearon comprar.  

 

Las vitrinas influencian un 25% en la venta al cliente. Lo que debemos conseguir es que los clientes se sientan atraídos visualmente por la curiosidad. El usar espejos o colores que destaquen tu producto es un tip para seguir. Recuerda que la ubicación es importante. Los productos que van a la altura de la vista de los clientes son los que tu prefieres que salgan más rápido, al contrario de los que van arriba o abajo. 

 

La cantidad de productos recomendada para generar impacto visual son 3. De preferencia siempre números impares, agrupar los productos de a tres permite que el cliente aprecie visualmente tu producto. 

 

Otro tip importante es agrupar los productos por categorías. La forma en la que un supermercado está ordenado no es solo por facilidad. El orden genera un efecto psicológico de control y seguridad en las personas. Lo que podemos traducir en un ambiente agradable en el que quieres pasar más tiempo. Puedes usar diferentes técnicas como: por colores, por tamaños, por secciones, por temporadas, etc.

 

Una parte importante en el aspecto visual es el COLOR. Es siempre recomendable utilizar colores sólidos en el ambiente que permitan resaltar los colores del producto. Por ejemplo, si tienes una tienda de camisetas de diferentes colores y tallas, el color blanco en las paredes sería una buena opción. 

 

La iluminación juega un papel fundamental para descartar ciertas áreas específicas en tu negocio. La luz cálida es la que llama la atención de los clientes. Si tu negocio tiene ventanas o una iluminación natural aprovéchala al máximo. Si tu negocio no tiene mucha entrada de luz natural no te preocupes siempre puedes replicarla con luz eléctrica.

 

Finalmente aprovecha tener una señalización clara y efectiva. Nos referimos a descripciones, ofertas, direcciones, etc. Recuerda, la señalización debe estar jerarquizada en tamaño. Un letrero que te indique sección de poleras, no puede tener el mismo tamaño que los precios en cada producto. Utilizar palabras simples, claras y generales permite que cualquier tipo de cliente entienda perfectamente el mensaje.  

 

Usando el visual merchandising tus ventas pueden incrementar en un 45%. Recuerda que no vendes un producto, vendes una experiencia. ¿Es necesario invertir una gran cantidad de presupuesto para lograr visual merchandising?. La respuesta es NO, lo único que necesitas es un poco de creatividad y reciclaje. Si tienes dudas te recomendamos siempre visitar un supermercado. Todos los detalles que encuentres ahí están basados en la psicología de compra y pueden servirte de inspiración.

 

Si deseas seguir leyendo articulos relacionados, te invitamos a nuestro Blog Whataform 


¿Tienes dudas?

¡No te preocupes! estamos por acá ✌🏻para ayudarte y aclarar las dudas que puedas tener. A través de nuestro formulario de consultas, podrás especificar todas y tener una atención personalizada. ¡Escribe por acá!.