blog-post-image

Cosas que un cliente Odia🤬

Realizar ventas va mucho más allá de mostrar un producto. Atender a personas apresuradas, amables, molestas o maleducadas es más común de lo que parece. A pesar de la personalidad del cliente es importante que como empresa y marca hagamos lo más positivo posible su paso o estadía por nuestro negocio. El de boca en boca vende más que cualquier anuncio. Hablamos de que una recomendación positiva puede ayudar a las ventas como lo opuesto, destruirlas. Es por esto que te traemos las cosas más comunes que un cliente odia cuando visita un negocio.

 

No escucharlos

 

Cuando un cliente llega y nos encontramos realizando alguna tarea o distraídos y aún así queremos atenderlos oficialmente es una persona que no regresará. Todos como clientes queremos buscar un lugar que realmente ponga atención a lo que estamos buscando para que nos puedan brindar opciones para nuestro problema. Pero ver a una persona desinteresada que parece estar obligada a atenderte te desanima totalmente y te hace dudar del producto que te ofrecen. La sensación es que quieren deshacerse de tí lo más pronto posible y no les interesas. Recuerda siempre el dicho: "Obten un cliente, no una venta". Se cree que un cliente toma 30 segundos en juzgar si se encuentra en el lugar adecuado o va a buscar tu competencia.

 

Forzar algo que tú quieres a lo que ellos quieren

 

Es muy común que en un negocio busques vender ciertos productos, promociones, descuentos, productos especiales, etc. Sin embargo, al ser muy insistentes con algo que no tiene que ver con algo que busca o beneficie al cliente puedes ahuyentarlo. Es importante recordar que el cliente por lo general va buscando una solución a algo específico. En muchas ocasiones no siempre tendremos la solución o respuesta que busca pero si podremos ofrecer alternativas que podría considerar. Esto le genera al cliente el sentimiento de que nos preocupamos por su problema y generamos seguridad. Sin embargo si nos enfocamos en encajar o vender una promoción, o algo que nosotros queremos aumentar en ventas, el cliente se da cuenta que no solo no te interesa si no que no lo estas escuchando en su necesidad. 

Ser demasiado insistente con un producto puede ocasionar el efecto contrario. Solo recuerda alguna vez que hayan intentado forzarme a hacer algo que no querías y cómo reaccionaste.  La mejor manera es ofrecer lo que quieres vender y si la persona no quiere adquirirlo aún comentarle que aún puede decidirse, en determinado tiempo, en caso de cambiar de opinión. Nunca fuerces una venta, hazla parte de la necesidad del cliente con los beneficios que puede obtener. 

 

Decirle al cliente todo lo que hizo o está haciendo mal y nada positivo

 

Es muy común querer asesorar al cliente con información correcta, explicando lo que no hizo correctamente. No obstante conversar con alguien que únicamente te señala los errores puede generar inseguridad y un sentimiento de falla absoluta. Si no lo crees recuerda alguna pelea de pareja que hayas tenido y ¿si no te sentiste recriminado?. Lo importante en este caso es hacerle notar su error al cliente pero utilizando palabras como: le sugiero… porque, una sugerencia mía sería…, etc. Hacer sugerencias explicando la razón justificada y agregar lo que posiblemente podría suceder si continua de la misma manera sin tomar tu consejo. Y recuerda siempre decirle que su decisión con algún producto o servicio que tu ofrezcas es una muy buena elección porque eso afianza su confianza en sus decisiones.  

 

La educación con el cliente

 

Sabemos que en algunas ocasiones debemos estar pendientes de nuestros dispositivos por razones personales o de trabajo. Aunque unos minutos lejos de tu dispositivo no te hará daño. Recuerda que es parte de la educación y representación del espíritu de tu marca la atención al cliente. A menos que sea una situación de emergencia no es recomendable usar dispositivos móviles cuando se atiende un cliente. En caso de ser inevitable siempre pide permiso al cliente y discúlpate explicando que era demasiado urgente.    

Hablar o interrumpir al cliente es un punto muy común que termina siendo una molestía incómoda. Es importante poner atención, escucharlo y estar atento porque muchas veces puedes comprender de mejor manera su personalidad y cómo hacerlo sentir más cómodo.  

Mantén una distancia prudente entre amistad y vendedor. Es importante que puedas generar un ambiente amistoso o familiar al cliente para su comodidad. Sin embargo no olvides que ellos buscan un especialista que les brinde un servicio y sobre pasar esa línea de respeto para algunos puede ser incómodo, mientras que para otros puede generar el efecto opuesto y generar inseguridad. 

 

Cuando eres dueño de un negocio, en muchas ocasiones terminas tomando diferentes posiciones y convirtiéndote en un "todólogo". Sin embargo, tu objetivo no es vender productos y generar dinero. Tu objetivo debe ser tener clientes, que quieran volver y recomendarte, y crear una comunidad. Y en algún momento que dudes o no estés seguro piensa siempre que es lo que tú calificas de un buen servicio y cómo te gustaría que te trataran. Al final tu cliente son personas que cuentan con diferentes personalidades y buscan una experiencia de venta. Tu objetivo es que esa experiencia sea siempre positiva.       

 

Si quieres seguir leyendo articulos relacionados te invitamos a nuestro Blog Whataform          


Puedes compartir en:

Puedes seguir leyendo...

Tienda online: ¿qué es y por qué deberías tener una?

Crear una tienda online para que tu negocio tenga presencia en Internet

Catálogo digital gratis para tu tienda online

¿Quieres saber cómo hacer un catálogo digital gratis?

Como mejorar la experiencia de compra de tu cliente

Estamos en una sociedad donde el cliente cada vez es más exigente al momento de comprar, entendiendo que la forma tradicional de atención al cliente ha quedado en el olvido.